viernes, 25 de abril de 2008

Alabanza Extravagante


La alabanza es una expresión externa, de una impresión interna. La alabanza es una proclamación de las Proezas de Dios, es un prorrumpir de júbilo, de gritos, de aplausos, de cánticos, de danza y de exaltación. Es una manifestación humana ante la grandeza divina, no por emoción, sino por revelación.
David alabó y danzó, cómo lo hizo, porque tuvo la revelación, de la GRANDEZA de su Dios, y quiso que los cielos, la tierra, los montes, los collados, los reyes, los príncipes, los hombres, las mujeres, los jóvenes, los niños, los santos y todo su pueblo exaltara el nombre, el único nombre que es enaltecido, el nombre del Señor.

Las grandes obras de teatro, están compuestas por actos que finalizan con lo mejor, antes de cerrar el telón. Así fue como lo hicieron David, y algunos cantores, que compusieron la más excelente obra de alabanza y adoración, compuesta de 150 actos magistrales.

Los Salmos. He aquí algunos de estos actos:

*Alábalo porque Él es bueno.
*Te exaltaré mi Dios, mi Rey
*Alma mía alaba al Señor.
*Prorrumpa mi boca en alabanzas al Señor.
*Alabe todo el mundo su santo nombre.
*Cantad a Jehová con alabanza.
*Canten al Señor un cántico nuevo.
*Alaben su nombre con danza, con pandero y arpa a Él canten.
*Exalten a Dios con sus gargantas.
*Regocíjense los santos por su gloria y canten aun sobres sus camas.
*La creación alabe al Señor.
*La tierra ha de alabar a Jehová.
*Que las costas del oeste glorifiquen al Señor y canten su gran poder.

Cuando llega al salmo 149, David no está satisfecho, él sabe que hay un nivel aun más alto de alabanza, que hay una expresión más grande, que falta el cierre triunfal, antes de que caiga el telón y es en ese momento en el cual compone la más grande sinfonía de alabanza que jamás se haya escrito en la tierra; el salmo 150, que finaliza con la siguiente exclamación: “Todo lo que respira alabe al Señor”.

Esto significa que la Alabanza no es una opción, es un mandato divino.
Ahora lo más importante es saber, cuál es esta clase de alabanza.

Mientras que en español, existen dos palabras: Alabanza y adoración, y en inglés también tenemos sólo dos palabras: Worship y Praise, en hebreo existen nueve palabras, que nos revelan el tipo de alabanza que Dios diseñó para Él y los diferentes niveles de la misma. El salmista dice: Pon gloria en SU alabanza, la que Él estableció, la verdadera, es por eso que el Padre está buscando VERDADEROS adoradores, está buscando a aquellos que están dispuestos a darle lo que Él pide, y sólo los verdaderos adoradores pueden ser EXTRAVAGANTES.
Alabanza extravagante es:
YADAH: Reverenciar o adorar con manos extendidas en acción de gracias y sacrificio, estirarse para alcanzar algo, levantar las manos con fuerza, como alguien que lanza una piedra, o una flecha.

Y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios (Yadah) de júbilo. Sal 27:6
Así te bendeciré en mi vida; en tu nombre alzaré mis manos. Sal 63:4

TOWDAH: Viene de la misma raíz de Yadah, pero es más específico, es una ofrenda de gratitud, por las cosas recibidas y por las que aun no hemos recibido; es extender la mano en ovación y aceptación, es un sacrificio de alabanza, algo que no sientes hacerlo, pero lo haces, porque sacrificio significa: darle muerte a algo con un propósito.
“Entrad por sus puertas con acción de gracias (Towdah), por sus atrios con alabanza (Tehillah) Alábale (Towdah) por sus proezas”. Sal 150:2
“Ofrezcan sacrificios de alabanza, y publiquen sus obras con júbilo”. Sal 107:22
SHABACH: Decir algo en voz alta, adulación en alabanza, dar un comando, regocijo de triunfo, gritar fuertemente.

“Y cuando toquen prolongadamente el cuerno del carnero, así que oigáis el sonido de la bocina, todo el pueblo gritara (Shabach) a gran voz y el muro de la cuidad caerá”. Josué 6:5
Israel gritó con tan grande júbilo que la tierra tembló”. 1 S. 4:5
El Señor gritará, al enemigo después de nuestro Shabach.
ZAMAR: Tocar los instrumentos con fuerza, es una expresión de mucho gozo y celebración acompañada de los instrumentos, incluyendo el levantar las manos, danzar, brincar y gritar en alta voz. Zamar es el nivel de alabanza más ruidoso, es expresarse uno mismo con música.

Alabadle a son de bocina (Zamar) Alabadle con salterio y arpa, Alabadle con címbalos resonantes”. Sal 150
“De esta manera llevaba todo Israel el arca del pacto de Jehová, con júbilo y sonido de bocinas y trompetas y címbalos, y al son de salterios y arpas”. 1 Cr. 15:28
HALAL: Original de sonido, pero por lo general de color, brillar, hacer un espectáculo, alardear, hablar elogiosamente, encender, enloquecer, delirar, estruendo, gloriarse, glorificar grandemente, júbilo, precipitar, resplandecer, saltar, brincar, celebrar y danzar. El Halal, es la máxima expresión de alabanza, es de la que se deriva nuestro “hallelujah”. El “hallelujah” no es una palabra, es una frase, es un mandato, no es para decirlo, es para hacerlo, porque cuando lo hacemos inmediatamente se acciona el poder de Dios.
En los salmos encontramos 114 veces el “halal”, que literalmente significa: “Darle a Dios una celebración brillante, con iluminación, con gritos y vociferio, con jactancia y orgullo, actuando como un loco, como alguien que literalmente ha perdido la razón, como alguien que ha bebido demasiado.”
“Lleguemos ante su presencia con alabanza (halal); aclamémosle con cánticos”. Sal 95:1
“Que broten de su garganta alabanzas (Halales) a Dios y haya en sus manos una espada de dos filos”. Sal 149

Cuando tú haces Halal, el Espíritu pone en tus manos la espada de dos filos, para ejecutar venganza, y los juicios que ya han sido decretados. En 1 Cr. 18 dice: “Después de estas cosas (halal) David derrotó a los filisteos”.
TEHILLAH: Cantar en el espíritu con el Espíritu. Cantar himnos, canciones, palabras públicamente. Es un Halal con música, es el cántico del halal.

“Él habita en las alabanzas (Tehillas) de su pueblo”. Sal 22:3

Habitar, es la palabra hebrea YASHAB, que significa: vivir en, morar en, sentarse en, entronarse en, ser entronado, sentarse en un trono . Pablo y Silas entonaron Tehillas, en la cárcel, y de repente vino un gran terremoto, los cimientos de la cárcel se sacudieron, al instante se abrieron todas las puertas y las cadenas de todos se soltaron, y el carcelero creyó en Jesús. Nuestro “Tehilla” abre las puertas celestiales, y lo invita a quedarse en medio de nosotros.

HILLUL: Viene del halal, en el sentido de regocijarse, es una celebración de acción de gracias por la cosecha, es una fiesta. Fiesta: es una solemnidad religiosa o civil, en conmemoración de un hecho importante. Regocijarse, es la palabra hebrea “Sinjah”, que significa, ser movido por una emoción violenta de gozo que te saca fuera de ti. En inglés, es la cara que pone el tonto del pueblo. Dios diseñó este tipo de alabanza, para matar nuestra imagen, que es nuestro orgullo.
Regocijaos, (Hillul-Sinjah) en el Señor siempre .Otra vez digo: ¡Regocijaos!”. Fil. 4:4
MAHALAL: Alabanzas, y exaltación al Todopoderoso, fama y honra, al valiente, al grande, al fuerte, al poderoso en batalla.
"¿Quién es este Rey de gloria? ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová el fuerte y valiente, Jehová de los ejércitos, Jehová el poderoso en batalla. Él es el Rey de gloria" Sal 24:8-10
BARAK: Arrodillarse para bendecir a Dios, en un acto de adoración. Estar en silencio, esperar una respuesta de Dios.

“Estad quietos ( Barak) y conoced que yo soy Dios.” Sal 46:1
“Venid, adoremos y postrémonos; arrodillémonos (Barak) delante de Jehová nuestro hacedor”. Sal 95:6
“Porque en ti, Jehová he esperado: Tú responderás Jehová Dios mío”. Sal 38:15
Después del Halal, y el Tehillah, viene el Barak, el silencio, en donde Dios responde a nuestras alabanzas. “Los que esperan en el Señor tendrán nuevas fuerzas”; es en el Barak donde Dios hace que Su gozo se convierta en nuestra fortaleza.
Nota: Lleguemos a su presencia con alabanzas (Sal 95:2), conforme a la definición de Dios, no conforme a la definición que ha sido moldeada por el hombre. Lleguemos a su presencia, como la mujer del flujo de sangre, como Bartimeo, no te puedes dar el lujo de saber que Él está pasando frente a ti y dejarlo ir. Si siempre haces lo que siempre has hecho, siempre vas a tener lo que siempre has tenido. Alábalo hoy, conforme a la excelencia de su grandeza. Dale una alabanza extravagante, y Él cambiará tu lamento en baile.